Skip to main content

Universidad Pedregal del Sur

Comunicados Aspirantes

Finanzas Personales: ¿Has considerado sacar un crédito?

Robert Kiyosaki, en su libro “Padre Rico, Padre Pobre”, nos comenta que hay dos tipos de deuda: deuda buena y deuda mala. La deuda mala es la que utilizamos para aumentar nuestros gastos, aquellos que no son necesarios en nuestra vida, pero sin embargo creemos que sí los “necesitamos” en ella; la deuda buena, por otro lado, es aquella que la vamos a utilizar en nuestras vidas como una inversión, nos ayudará a crecer nuestro dinero y aprovechar eso para que esa misma deuda se vaya pagando sola: “Haz que el dinero trabaje por ti”.

Veamos una verdad de muchos: le tenemos miedo al crédito. Pero... y ¿qué es él crédito? ¿Para qué se ocupa? pero sobre todo, ¿todos los créditos son iguales?

El crédito es una fuente de financiamiento, nos sirve para obtener recursos y aplicarlos en diferentes necesidades que podemos llegar a necesitar o que ya necesitamos. No siempre es “necesario”, sin embargo muchas veces también lo podemos utilizar para cumplir deseos, por ejemplo: uno quiere darle unas grandes vacaciones a sus hijos, tienes la posibilidad de llevarlos a Acapulco pero en realidad no sientes que sea algo realmente grande para ellos, por lo que para cumplirles su sueño de ir a Disneylandia vas al banco y pides un crédito para un viaje; este no era necesario pero con tal de cumplir un sueño, lo pides; consideremos este ejemplo como una deuda “mala”.

Todo empieza de una idea o un sueño como lo habíamos mencionado anteriormente. Siempre podemos contar principalmente con nuestros ahorros, esos ahorros son los que tenemos guardados debajo del colchón, aunque, muchos de nosotros, también lo tenemos invertido; cuando checamos los recursos con los que contamos para cumplir con esa idea o sueño, pocas veces logramos completar el monto para poderlos realizar, ahí es cuando necesitamos un crédito.

Todas las personas tenemos la creencia de que “Todos los créditos son iguales” pero eso no es verdad. Tenemos dos grupos de crédito:

  • Un crédito barato es aquel que tiene su tasa de interés baja, por lo que pagarás un monto menor conforme al monto total.
  • Un crédito caro es aquel que cuenta con una tasa de interés alta en donde se llega a pagar hasta el doble del monto real.

Esos dos los podemos categorizar en diferentes tipos de crédito, los principales y los que las personas con mayor frecuencia utilizamos son los siguientes:

De consumo: comúnmente los bancos son los que otorgan este crédito, sirven para adquirir un bien o pagar un servicio. Normalmente debe ser pagado a corto o mediano plazo (1 a 4 años). Este crédito puede llegar a ser uno de los más caros gracias a su tasa de interés, aunque si cuentas con nómina, puedes pedir un préstamo de nómina el cual es más barato.

Comerciales: puedes adquirirlo en un banco o en instituciones de crédito como ASP Financiera o hasta en la Secretaría de Economía. Aquí dependerá de cómo sea tu crédito (cantidad, tasa de interés, institución y plazo) ya que en éste podemos jugar con todos los elementos para cumplir con nuestras necesidades, esto nos servirá para saber sí es barato o caro. En general puede llegar a ser barato si sabemos dónde y cómo pedirlo.

Hipotecarios: siempre es bueno contar con un bien inmueble ya que es nuestro patrimonio, conforme pasa el tiempo vamos observando que el costo de estos va en aumento y la posibilidad de adquirirlo va disminuyendo. Cuando pedimos un crédito de este tipo, debemos tomar en cuenta que no necesariamente debemos pedir uno tan grande. Aunque usted no lo crea, dentro de esta rama hay muchas instituciones en las cuales le facilitan la adquisición de bienes inmuebles gracias a que tienen convenios con constructoras, las cuales dan un precio especial a la institución y facilitan la compra del bien por medio de su crédito, el ejemplo más común y que todas las personas podemos reconocer es el INFONAVIT.

Al ver estos tres créditos, solemos preguntarnos “¿Es necesario ir al banco a sacar un crédito tan grande para algo pequeño?”

Mi respuesta a esa pregunta es: NO, no es necesario hacer tanto trámite para algo que te va a costar poco. Cada uno debe evaluar el dinero que necesita, mi lógica indica que: a mayor dinero necesitado, debo buscar un crédito más barato, por lo que una institución grande sería útil; sino buscar una institución que otorgue tarjetas de crédito “baratas”.

La mayoría de las personas, nos queremos hacer de muchos objetos, viajes, servicios, etc y por ello sacamos una tarjeta de crédito.

La CONDUSEF nos muestra las siguientes recomendaciones para sacar una tarjeta de crédito:

  

 

Entonces, para decidir qué movimientos hacer para poder obtener el mejor crédito el cual nos convenga y obtener el mayor beneficio, debemos considerar lo siguiente:

  • Qué vamos a comprar
  • Cuánto tiempo estamos dispuestos a pagarlo
  • Evaluar qué institución nos da la mejor tasa de interés
Así que ya sabemos, no es malo pedir crédito, pero tenemos que evaluar muy bien qué vamos a obtener de beneficio y sobre todo: ¿cómo lo vas a pagar?

 REFERENCIAS

 
**Las opiniones son personales, realizadas en un ejercicio académico en el marco del programa Enlaces Universitarios Banxico y no necesariamente coinciden con las del Banco de México, los Colegios La Salle de seglares, la Preparatoria La Salle del Pedregal o la Universidad Del Pedregal. **
 

Autor: Fiora Alessandra Zanelli Cárdenas – Estudiante del sexto semestre de la carrera de Contaduría Pública y Dirección Financiera.

 

Teléfonos: 5594-1290 | 5603-5049 | ext. 201 y 204

Correo electrónico: enlace@upedregal.edu.mx

Da clic aquí y síguenos en Facebook | Instagram | Twitter

¿Conoces nuestra página web? Da clic aquí.